fbpx

SITUACIÓN DEL COVID-19 EN LAS PARROQUIAS DE COTOPAXI

Actualmente, según datos del COE provincial, hasta el domingo 21 de junio la provincia sumaba 862 casos confirmados, gran parte de ellos se registran en el cantón Latacunga, siendo Eloy Alfaro la parroquia más afectada por el virus, a esta le siguen con la mitad de sus contagios: Ignacio Flores, La Matriz y Guaytacama, en contraste, parroquias como Toacaso, Once de Noviembre y Joseguango Bajo son las menos perjudicadas.

A nivel provincial aún existen parroquias a las que el virus que ha matado a casi 5000 personas en el país, aún no ha llegado, entre ellas se cuentan: Angamarca ubicada en el cantón Pujilí, Pinllopata de Pangua, Isinliví, Las Pampas y Palo Quemado en Sigchos, pero ¿qué han hecho las autoridades de la provincia y cómo han actuado las parroquias con cero contagios?

Paul Montaluisa, jefe Político de Latacunga, manifiesta que desde la declaratoria de emergencia trabajan arduamente en campañas preventivas y de concientización pues las personas consideran que el cambio de color de semáforo rojo a amarillo no es otra cosa que el fin del confinamiento y buscan reactivarse económicamente, “lo que busca el cambio del semáforo es que los ciudadanos tengan disciplina y vayan retomando la nueva normalidad, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, uso de mascarilla y distanciamiento social”, señaló Montaluisa.

En cada parroquia rural se han coordinado operativos de control con militares y policías, Pastocalle y Guaytacama, que son las dos parroquias rurales con más alto índice de contagios, han sido las primeras a las que estos operativos han llegado.

En el caso particular de Eloy Alfaro, es una de las parroquias más grandes en extensión territorial, poblacional y alto en migración, factores principales que han contribuido para que los índices de contagió suban.

William Bastidas, presidente del Consejo de Gobierno de Eloy Alfaro, en Latacunga, alegó que han coordinado acciones con la Policía Nacional, han solicitado ayuda a la Prefectura para ejecutar una fumigación total de la parroquia.

La desobediencia social es uno de los problemas que enfrentan en la parroquia debido a que existen lugares donde no se respetó el toque de queda, no se utiliza mascarillas, gafas de protección y tampoco se mantiene el distanciamiento social.

Las zonas más afectadas por la pandemia están ubicadas en la zona norte de la parroquia: Santa Rosa de Patután, Zumbalica, San Felipe y otros sectores en donde cada vez se confirman más casos.

En otro escenario, Romeo Vichisela, presidente de la Junta Parroquial de Angamarca, expuso que cuando se realizó el Decreto de Estado de Excepción, como COE Parroquial tomaron varias resoluciones entre las que se encuentran la realización de ferias cada 15 días, a estas no pueden ingresar comerciantes externos, además, activaron la guardia comunitaria en los ingresos a la parroquia, como resultado Angamarca no registra contagios.

En esta parroquia de Pujilí, en donde habitan alrededor de siete mil personas, no solo el COE Parroquial es quien toma las decisiones,  sino que se han reunido con los transportistas, comerciantes y comunidades en general, juntos acordaron que en casos de emergencia, quienes hayan permanecido fuera de la parroquia, pueden ingresar pero deben cumplir con la cuarentena que es una norma obligatoria, “en estos meses han llegado los migrantes que se encuentran en otras ciudades hasta las comunidades de Angamarca, pero previo a reunirse con sus familiares han cumplido con una cuarentena”, enfatizó el presidente de la junta parroquial.

Pese al esfuerzo conjunto de las autoridades parroquiales, cantonales y provinciales, los índices de contagio se continúan elevándose sin encontrar la meseta de la curva.